Los módulos fotovoltaicos (Módulos FV) convierten la luz solar en energía eléctrica. Están protegidos en uno de los lados por un panel de vidrio templado, y en el otro por una lámina de polímero o bien por otro vidrio templado. Los rayos del sol penetran por esas capas transparentes hasta llegar a las células solares. Las células solares que componen  cada panel son las responsables de esta conversión a través del conocido efecto fotoeléctrico.  El efecto fotoeléctrico fue descubierto por Heinrich Hertz en 1887 por accidente, al tratar de probar la teoría de Maxwell sobre la radiación electromagnética, pero fue Einstein quien recibió el Premio Nobel en 1921, por su deducción del efecto fotoeléctrico.  Herzt comprobó que la chispa utilizada en su experimento era más intensa al ser expuesta a un rayo de luz ultravioleta, pero desconocía las causas ni propuso ninguna explicación teórica sobre dicho efecto. Más de una década después  se probó que la luz ultravioleta provocaba que los electrones fueran expulsados de su superficie metálica, conociéndose así el fenómeno de foto-emisión de electrones. Einstein trabajó sobre estos hallazgos demostrando que la energía cinética transmitida a los electrones foto-emitidos , no dependía de la intensidad de la luz incidente pero sí de su frecuencia.

El efecto fotoeléctrico es la emisión de electrones de una superficie metálica cuando ésta es iluminada por luz.